enero 4, 2016

Carcoma

carcoma

 

 

 

 

 

 

Las carcomas son el nombre común que reciben especies de coleópteros que perforan madera en la que construyen galerías y a la cual dañan, produciendo un característico polvo o serrín.

La plaga de carcoma en edificios y muebles es fácil de reconocer, pero más por sus huellas (orificios y serrín) que por la visión del insecto en sí, ya que su aspecto

mucha gente lo desconoce. La carcoma coloniza y daña la madera en estado de larva (gusano), pero justo antes de salir al exterior sufre una metamorfosis al estadio coleóptero adulto con capacidad de volar. Su vida al exterior es de pocos días. Deposita sus huevos y muere.

 

tratamientos CARCOMA banner VERDE

 

 

 

Congelación: La carcoma no resiste el frío extremo, por lo que la congelación es un remedio efectivo siempre que se haga bajo un riguroso control para no dañar los objetos tratados. Los muebles y demás elementos manejables se depositan en cámaras frigoríficas especiales durante varios días.

Gases inertes: algunos tratamientos profesionales se realizan en cámaras especiales, herméticas, donde agrupan muebles, tapices y demás objetos frágiles y se someten a un tratamiento con gases inertes y condiciones de anoxia que erradica cualquier estadio del insecto. Estas cámaras se pueden instalar en cualquier lugar (viviendas particulares, almacenes, museos…)

Tratamientos químicos a brocha o inyección: existen en el mercado múltiples preparados líquidos, para ser aplicados a brocha o pistola en las zonas afectadas. No implican la muerte inmediata de la plaga, pero empapan la madera de un tóxico que matará las larvas cuando la mastiquen.

Fumigación: Tratamiento similar al de los gases inertes. Este tipo de tratamiento es muy efectivo pero altamente tóxico para las personas. Es por eso que se debe realizar en lugares especialmente acondicionados y por personal altamente cualificado.